Seleccionar página

La función del procurador es la representación de sus clientes ante los juzgados y tribunales sirviendo de conexión entre éstos y los ciudadanos que se hallan inmersos en causas judiciales, contribuyendo con su labor a abreviar técnicamente los trámites procesales tales como emplazamientos, citaciones, notificaciones o requerimientos.

Por ejemplo, en un procedimiento de apremio, en el cual se realiza la fase culminante de un proceso de ejecución dineraria forzosa o expropiación de los bienes al ejecutado, la función del procurador es esencial facilitando la culminación de los trámites para llevar a efecto la ejecución de las resoluciones judiciales o sentencias interlocutorias. Realizar la traba del embargo, la cual consiste en la localización y selección de determinados bienes del deudor para satisfacer las deudas.

Es por ello que se encarga de efectuar trámites en los registros públicos a fin de anotar embargos y llevar a efecto el pago de las costas que generen en nombre de los clientes y está presente durante el proceso de embargo y la toma de posesión de los bienes.

El procurador se encarga también de efectuar las liquidaciones tributarias, tanto de impuestos de actos jurídicos documentados y tasas judiciales, como de las pertinentes inscripciones en los distintos registros públicos: registro de la propiedad, registro civil, mercantil o de bienes inmuebles entre otros.

Según se estable en el artículo 26 de la Ley de Enjuiciamiento Civil algunas de las funciones del procurador son las siguientes:

  • Mantener a su cliente y al abogado siempre al corriente del curso del proceso, notificando al letrado todas las resoluciones, escritos y documentos tanto del juzgado como de los procuradores de las demás partes.
  • Hacerse cargo de la recepción de toda la documentación, escritos y cualquier cosa que tenga que ver con el procedimiento de parte de su abogado cuando éste cese el seguimiento de la causa y entregarla a quien se vaya a hacer cargo o bien al cliente.
  • El procurador tiene la obligación de cooperar con los órganos jurisdiccionales a la hora de corregir cualquier defecto procesal y a realizar los trámites necesarios para impulsar y agilizar la correcta realización del proceso.
  • Transmitir al abogado elegido de la causa todos los documentos, notificaciones, citaciones  o instrucciones que se le remitan trabajando siempre en pro de los intereses de su cliente.
  • Igualmente trasladar los escritos de su cliente y letrado a los procuradores que corresponda.
  • Realizar los actos solicitados por su cliente en su representación ante la Administración de justicia y las comunicaciones entre esta y su cliente.
  • Personarse en los juzgados y tribunales en los que esté ejerciendo a fin de hacer las gestiones pertinentes durante todo el proceso judicial.

Como hemos podido ver, el trabajo del procurador llega a ser crucial en todo proceso judicial ya sea civil o penal, ya que proporciona al letrado y al cliente toda la información procesal necesaria y realiza toda la tramitación para el buen funcionamiento de todo el procedimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies